miércoles, 11 de mayo de 2016

REFLEXION DE VIDA









Llega un momento, en la vida, (para unos mas pronto, para otros mas tarde) en que uno se para y se pregunta: ¿hasta que punto, (en este viaje de vida), la vivo como mi ser interno, conciencia, valores personales, me dictan vivirla?.

Todos sabemos, que en este viaje tenemos unos límites, parámetros o medidas que nos marcan: la sociedad, la religion y nuestros propios miedos.
Miedos, a no querer pasar esos limites, porque "parecen" en muchos casos, que o son sagrados, o son barreras que uno no debe pasar. Porque "alguien" ha decidido que son infranqueables y que es lo que se ajusta a lo que debe ser la convivencia y relaciones humanas. Claro está...( según siempre, su decision y manera de ver las cosas, aunque ellos mismos no lo hagan) como asi se demuestra, tanto en la actualidad, como a lo largo de la historia de la humanidad.
Cuando uno entra, en una conciencia consciente, ha de querer saber, si eso que ha programado la sociedad, la religion, incluyendo la familia,etc es posible, llegar a sobrepasarlo, para vivir de acorde a lo que uno sienta interiormente, agrade o no a los demás.
Es entonces, cuando entramos en ese estado de "libertad de accion, a pesar de..."
A pesar de que para los demas lo que uno haga o diga, contradiga una forma de ver y hacer mayoritaria, pero que no comparto.
A pesar de que quiza, por lo que de ahora en adelante, sera mi conducta, basada en ese estado consciente de mi ser interno (y con el quiero vivir en paz lo que me quede de viaje), no pudiera agradar a familiares y amigos.

Yo me acabo de parar y he decidido que...
Llegado a este punto, me apunto, a vivir de ahora en adelante sin miedos, o al menos intentarlo.
Son los miedos los que nos quitan la "libertad de accion a pesar de..." junto a la falta de respeto, que les debemos a los demás, empezando ante todo, por el respeto a uno mismo.
Si me veis distinta, ya sabéis porqué.

(Contribuido por Conchi Serrano).