martes, 22 de marzo de 2016

¿DIOS NOS HABLA?









Algunas personas dicen que Dios les habla. Ya me gustaría que a mi me hablara...oir su voz, poder hacerle preguntas. Porque si Dios habla tambien escuchará ¿no?.

Pero siendo sinceros...¿escucha Dios?.

Dicen que sí. Yo no lo sé igual que tampoco sé si habla. De todas formas...hay que tener mucho cuidado en hacer caso de lo que nos puede decir la 'voz' de Dios.

Pienso que Dios no habla, porque si fuera que sí entonces resultaría que Dios es parcial o está distraido y no habla con todo el mundo.

Dios no habla, de hacerlo nos asustaríamos...¿no?.

Si Dios hablara sería como el juego de los disparates, que sólo lo entendería el primero de la fila, pero al llegar al último ya ni por asomo sería realmente lo que Dios dijo. Y eso pasa muy a menudo.
Asi que he 'descubierto' que Dios no nos habla.
Dios se comunica
Y es diferente comunicarse que hablar.

Comunicar no necesita palabras, esas palabras que se mal interpretan o que no se entienden bien.
Comunicar es diferente porque pasa por alto las palabras y se centra en los sentimientos y en las emociones.
¿Pueden engañar los sentimientos?. No creo.

Dios se comunica con nosotros mediante la belleza, y la belleza es eso que nos emociona y que logra una conexion espiritual.
Puede ser un pasiaje, las estrellas, pero tambien una mirada, una caricia, una sonrisa, un amigo o una obra bien hecha.
Infinidad de cosas que no necesitan palabras para expresarse.
De hecho todo lo que no necesita palabras y que sí necesita llegar al interior nuestro, es obra de Dios.
De Dios, del Origen, de la Vida...llamadlo como mejor os parezca. Pero ahí está esa Energía que conecta con la nuestra. Ahí está la belleza que conexiona con nuestra belleza.
La gracia de la belleza es que es subjetiva: no todos la ven, no todos la comprenden y no todos se conexionan con ella.
Así que Dios no impone su voz, o sus mandatos, sino que al comunicarse mediante la belleza deja que cada cual se conecte a El mediante su propia medida de entender y de ver la belleza.
Ya no depende de Dios, sino de nosotros.

Claro que hay momentos de imnensa tristeza y dolor y en esos casos es imposible ver belleza en ninguna parte.
No hay belleza en el sufrimiento ni en el dolor; pero aun así Dios no deja de comunicarse en la forma de una amistad, de unos abrazos o de alguna vecina que nos prepara un caldito de pollo.

No son necesarias muchas palabras. La Ley de Moises en porcentaje era más negativa que positiva. Todo era un NO.... y de esa manera poco dejaba a la iniciativa por muy buena que fuera ésta.
Era más fácil decir 'Dios no quiere esto, o aquello'...entendemos mejor un rotundo 'No toques eso'...
que una mirada cómplice o una sonrisa que nos dice sin palabras "tú mismo"...

Dios se comunica con nosotros en la misma medida que somos capaces de conectarnos con El.
A veces mucho....a veces nada.
A veces pasamos de largo sin mirar la belleza de un paisaje y a veces nos extasiamos con la belleza de unos niños jugando.

Todo depende de nosotros.














4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con la imagen que has puesto, somos un fractal de Dios. Al llegar aquí adquirimos una mente que ya procuran programar desde que nacemos, y empezamos a alejarnos de ese fractal que es como el mismo Dios. A medida que vamos viviendo ,vamos siendo menos conciencia(nuestra esencia. Lo que yo creo es que Dios hablar hablar no ... más bien si buscamos en nuestro interior, en nuestra esencia entonces quizá podamos sentirlo. Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Y las cosas que son bellas, por ejemplo los feos que tipo de mensajes son?...

    ResponderEliminar
  3. Los silencios, si con la persona que convivimos, los silencios son difíciles de interpretar, no digamos con Dios. A veces significan muchas cosas diferentes, la omisión que también es un silencio a veces afirma o confirma una posición.
    ¿Qué significan sus silencios?¿confirman su acuerdo con las cosas tal como están?

    ResponderEliminar