viernes, 4 de diciembre de 2015

LA FAMILIA







Cuando tenemos un problema, o nos enfadamos con alguien, es bueno ponernos en la situacion de la otra persona. O al menos cambiar nuestra perspectiva del asunto.
No sólo somos mujeres u hombres, tambien somos madres o padres, hijos, sobrinos, nietos, trabajadores o jefes. Así un problema puede tener muchas formas de verlo y de solucionarlo: como madres o como hijas...o como jefes o trabajadores.
Ponernos en la piel del otro se llama empatía y si lo hacemos los posibles enfados o malentendidos seran solucionados o cuanto menos compredidos y soportados.
Muchas veces me hago la pregunta: "¿qué haría yo en esa circunstancia?". y me descubro que obraría de la misma manera que lo está haciendo el otro y que tanto me enfada.

Otra forma de entender un problema es cambiar la perspectiva. No ver el problema desde mi punto de vista ni del otro; un tercer personaje que sea un tanto neutral y 'ausente'...
Eso lo hacen los consejeros matrimoniales.
Pero no voy por ahí.

Por ejemplo Jesús y su familia.
Siempre, o casi siempre, hablamos de Jesús y muy de pasada de Maria o de José y en algun caso tambien de sus hermano pero cuando ya eran creyentes.
Todo muy correcto, muy hermoso.
Pero...¿siempre fue así?.
Quiero decir que aparte de Maria y de Jose que eran creyentes y que supongo ya sabrían quien era Jesús , sus hermanos no lo fueron. No en un principio. No se sabe cuantos hermanos y hermanas tenía Jesús, pero pongamos que no eran pocos porque en aquellos tiempo se solían tener bastantes hijos.

Bien.
¿cuantos hermanos de Jesús creyeron que él era el Mesias esperado?..
Jesús ya dijo que nadie es profeta en su tierra y eso ya nos da una pista.
Pero decir cuantos sí...pues es hablar por hablar porque no se sabe.
En Marcos 6:3 ( y en Mateo tambien) se habla de al menos tres, aparte de hermanas: Santiago,Jose, Judas
"«¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas?» Y se escandalizaban de él."

Pues la pregunta es la siguiente: ¿qué relacion tendría Jesús con sus hermanos que no creian  en él?.
Porque al menos Santiago, al principio no creyó, y de los demás no se sabe.

Ni por un momento podemos  imaginarnos a Jesús no hablando con sus hermanos o menospreciandoles por no creer en él. Es imposible.

La familia es el primer nucleo de la sociedad. Si falla la familia falla la mismisima base de toda la
sociedad.
Los testigos de Jehová, cuando imponen el silencio para quienes han dejado la congregacion estan atentando directamente contra nuestra sociedad, y lo que es peor contra el amor y el respeto que nos debemos todos como familia.
Eso lo rompen. Rompen los lazos de sangre que unen padres con hijos y con abuelos.
Y si el ejemplo es Jesús, entonces lo estan falseando de mala manera.

Es verdad que Jesús hizo su vida aparte, fue a predicar y se organizó separado de su familia. Pero eso
es lo que todos hacemos cuando maduramos y formamos una familia.
Pero aun así, nosotros llamamos por telefono o hacemos algunas visitas y por supuesto que
Jesús tambien lo haría, y por supuesto que Jesús hablaría con sus hermanos de lo que él pensaba y creía.
Y sus hermanos no le creyeron...¿Y?...Lo despreciaron?...pues seguramente que no, porque ante todo prima el respeto, y de seguro que Jesús los respetaba y ellos devolvian el respeto.

No importa si sreemos o no creemos, no importa si tenemos el mismo pensamiento. Cada persona es diferente en ideas y en creencias, no así en sentimientos. Todos queremos que nos amen y que nos respeten. Todos.
Entonces usemos un poco de empatía, y tanto si estamos dentro de la congregacion como si estamos fuera, o si estamos expusados o inactivos...no importa. Pongámonos en la piel de otro y entenderemos lo mal que tmabien lo pasan cuando no les dejan hablar con nosotros.

Y otra cosa, ya para terminar.
Los testigos no pueden hablar con los expulsados...pero ¿quien dicta que los expulsados no puedan hablar con ellos?..
Nadie debe imponerles el no hablarles...no tienen ningun derecho sobre nosotros.
Así que apostatas....hablad....hablad....hablad....
Es tu familia, es tu padre o tu madre o tu hijo...si ellos no pueden hablarte, tú sí puedes porque la organizacion ya no tienen ningun poder sobre tí.