lunes, 14 de septiembre de 2015

ESPECIAL POESIA










Aurora Boreal escribió una poesia, y Tyago/Caligula y otros, la intendieron de una manera diferente a cómo de ella quiso interpretar sus sentimientos, dando lugar a un equícovo que Aurora quiere dejar claro.
Ella ha escrito este comentario que copio y pego:





Primero quiero dar las gracias a BD por permitirme escribir esta entrada en su blog.Entre los comentarios de la entrada anterior incluí un poema que escribí referente al encuentro con Cristo en mi vida .Al parecer alguien lo malinterpretó y le pedí a BD que me permitiera aclararlo.Le agradezco el gesto y paso a especificar el sentido con que escribí el poema.La poesía es la que sigue y después la iré desgranando y comentando.

Rompía mi piel la sequedad de su roce
agrietando, oh vida,su dulce suavidad.
mi corazón lloraba una ausencia desconocida
y gemía en silencio su vacía libertad.

Agotada ya la noche de sueños y despertares
las sábanas no encontraban un lugar para mi piel,
cómo una dulce y tenue luz filtrándose entre cañadas
sus ojos me miraron y en su paz me abandoné.

Se fraguaba un renacer de suavidad inmensa,
un éxtasis de amor que yo nunca imaginé,
desgarraba mi alma la pureza de su beso
y en aquel amor divino afloró mi desnudez.

Sanaba mi piel la suavidad de su roce 
que la vida, en su ausencia,no dejaba de romper,
en su regazo me mecía y renacía nueva
gozando radiante la plenitud de su ser.

Pronunciaste mi nombre y me deshice en ti.

-------------------------------------------------------------------------

Paso ahora a comentarla :
Rompía mi piel la sequedad de tu roce
agrietando, oh vida, su dulce suavidad. 

Bueno, aquí me dirijo a la vida.que con la sequedad de su roce rompe la dulce suavidad de mi piel. Hablo de mi época anterior al encuentro con Cristo.La vida, los sufrimientos del mundo, el egoísmo de las personas,la intransigencia, el individualismo etc. me resultaban extremadamente agresivos.Sufría las consecuencias de una sociedad que nos llevaba directamente a la des humanización .Era una agresión demasiado dura para mi sensibilidad.

Mi corazón lloraba una ausencia desconocida
y gemía en silencio su vacía libertad

Yo tengo un carácter feliz, soy alegre, con un gran sentido del humor, me río mucho y siempre sé apartar mis problemas de mi vida social y sin embargo,mi corazón lloraba una ausencia, la de Cristo, aunque yo no fuera consciente de ello.No creía en El, ni siquiera le conocía, ni siquiera pensaba en su existencia. Vivía en un vacío existencial en el cual podía, o parecía que podía,  moverme con cierta libertad, pero ni me sentía libre ni plena.

Agotada ya la noche de sueños y despertares
las sábanas no encontraban un lugar para mi piel.

Aquí se distinguen tres afirmaciones importantes:

-la noche: representa un mundo de invidencia donde reina la oscuridad.

-los sueños y despertares: los sueños son el alimento de los que quieren vivir sin Dios.Yo tenía los míos, claro! algunos se cumplían y otros no, pero lo triste era que ninguno de ellos conseguía sacarme del absoluto vacío existencial en el que me encontraba.

-las sábanas no encontraban un lugar para mi piel: la sabanas nos envuelven, nos cobijan en cierto modo,nos rodean.Lo que a mi me rodeaba era una oscuridad inmensa,(el mundo) con la que no me sentía identificada en ningún aspecto.No había lugar para mí en ese mundo lo que me llevó a sentirme ajena a él, desubicada.(las sábanas no hallaban un lugar para mi piel).

Esa situación me agotó, o agotó al mundo que ya no podía darme nada más.Se quedó la noche sin nada que darme porque nada de lo que pudiera darme, me interesaba.(agotada ya la noche de sueños y despertares)

Como una dulce y tenue luz filtrándose entre cañadas
sus ojos me miraron y en su paz me abandoné.

las cañadas son pasos entre montañas, caminos para la trashumancia de animales.Los rebaños los transitan.Es una analogía a los caminos que, como rebaño, transitamos.Nuestras opciones personales.Entre ellos la luz de Cristo me iluminó y en Él me abandoné.

Se fraguaba un renacer de suavidad inmensa,
un éxtasis de amor que yo nunca imaginé

Se refiere al encuentro con Cristo y al posterior renacimiento que se produciría en mí.


desgarraba mi alma la pureza de su beso
y aquel amor divino afloró mi desnudez


En aquel encuentro, en aquel abrazo que suponía la experiencia, ante su pureza infinita,ante esa luz tan verdadera,  tan misericordiosa, tan bella ,ante su amor divino afloraba mi desnudez.Qué significa esto? que de la misma forma que en una habitación oscura no se aprecia el polvo de los muebles y sin embargo cuando entra la luz ese mismo polvo se hace visible; ante la luz de Cristo tan pura, tan perfecta,tan divina....emergió mi imperfección ,tan humana,en total desnudez de mi alma.Y eso la desgarraba, no en el sentido de que le rebajaba la autoestima o que la humillara sino en que aquella luz la purificaba.Limaba asperezas,la pulía.

Sanaba mi piel la suavidad de su roce
que la vida en su ausencia no dejaba de romper

Estos versos hacen referencia a los primeros de la primera estrofa donde dice que la sequedad del roce de la vida agrietaba mi piel.En contraposición a ello , el encuentro con Cristo sana mi piel herida por la vida con la suavidad de su roce.

en su regazo me mecía y renacía nueva 
gozando radiante la plenitud de su ser.

Abandonándome en Él renazco nueva porque en su amor nos va configurando a Él lentamente y eso representa un gozo interior que no tiene comparación con ninguna experiencia humana que se pueda vivir.

pronunciaste mi nombre y me deshice en ti

Aquí ya le hablo a Cristo directamente para representar que en el momento actual  ya está conmigo.Cuando Cristo nos llama por nuestro nombre vivimos esa experiencia de amor divino y nos fundimos en su amor espiritualmente o "místicamente" si se prefiere este término. (me deshice en ti).

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Gracias a los que hayáis llegado hasta aquí.Entiendo que esta entrada no tendrá interés para casi nadie pero me he visto en la necesidad de deshacer el malentendido.